La tercera España

Cuando a una persona le preguntan ¿Por qué los países con corrupción no votan a otras opciones políticas? ¿Por qué existen países que arrastran décadas de cronificación de la corrupción? ¿Por qué parece que la misma esencia de los humanos arrastra corrupción en el poder?. Digo la misma esencia de la humanidad porque países de todo tipo de culturas tienen mayor o menor tolerancia a los corruptos, pero no por ello dejan de sufrirlos.

La corrupción afecta a prácticamente todo tipo de estructuras humanas desde el momento en el que existe la concentración del poder en unas pocas manos, debido a un proceso anacrónico y analógico, creado en tiempos en los que no existían otro tipo de tecnologías ni paradigmas.

Países como México, Perú , Italia, China, Ucrania, Argentina, Rusia, Venezuela, Bielorusia, Grecia y Paraguay, entre otros muchos, en una lista que ocuparía menos espacio llenar por los países no tomados por la corrupción que por los tomados por ella,  llevan décadas sufriendo la corrupción política. Ningún país se libra en esa lista, y tampoco España, donde las instituciones de todo tipo de signo político han sido utilizadas para el beneficio personal, y siguen siendo utilizadas para ello en éste preciso instante, mientras usted lee éste texto.

Las democracias representativas han tenido un efecto quizá inesperado en el momento de su invención. Han convertido a los ciudadanos en seres pasivos, conscientes de que su pensamiento y su voto no valen apenas nada, por lo que tampoco merece la pena obstinarse en pensar demasiadas cosas, los ciudadanos pasivos no tienen herramientas reales de cambiar las cosas, las urnas cada 4 años parecen ser un sistema muy anacrónico en un mundo en el que puedes enviar un vídeo desde tu móvil en el centro de Madrid a una persona en Sidney de forma instantánea. Además, parece que éste sistema se encuentra muy cerca de la degeneración en oligarquía o en tiranía, por la naturaleza de la concentración de poder.

Además en España “disfrutamos” de un sistema de listas cerradas donde los partidos políticos no democráticos escogen a los propios jueces encargados de vigilarlos, donde la corrupción campa a sus anchas en un sistema de cajas de ahorros que financian proyectos megalómanos, y cuya factura se le pasa de forma opaca pero bien detallada en la suma de la cuenta, al ciudadano.

El ciudadano recibe un tiquet en el que no aparece en qué ha desaparecido la ingente cantidad de recursos que han consumido pero si se le advierte que se quedará sin educación, sin sanidad, sin pensiones, sin infraestructuras, y que puede llegar a quedarse incluso sin ese sistema representativo ya que vendrá un grupo de “funcionarios” de organismos internacionales que directamente irán a gobernar sin su papeleta en la urna.

El camino a seguir sin actuación ciudadana está claro, o bien la cronificación de la corrupción como en cientos de países a lo largo del globo, o la pérdida de la soberanía por parte de los gobernantes, porque la población la perdió hace ya mucho, si es que alguna vez la tuvo. O bien, ambas.

El cambio real empieza de la conversión del ciudadano de pasivo a activo, y del establecimiento de un sistema político que permita ésto. Éste cambio es absolutamente imposible en las democracias representativas, ya que los intentos de fomentar la participación ciudadana degeneran en populismos, que rápidamente degeneran en cleptocracias o en tiranías.

Cuando el ciudadano comprende los temas a tratar y tiene las ideas, y además tiene la capacidad de llevarlas a cabo, es cuando realmente se produce un cambio. Cuando algunas personas puntuales a lo largo de la historia han conseguido ésto se han convertido en héroes, cuando ese salto esté al alcance de todos, la humanidad completa avanzará ya que se difundirá entre los países que un sistema así es no solo posible, no solo viable, si no real y la única alternativa de progreso.

La tercera España será aquella que no tenga 350 diputados, 266 senadores, miles de diputados en cortes autonómicas, miles de concejales, e incontables asesores y enchufados. La tercera España sustituirá todas esas herramientas por ciudadanos conscientes de que su voz cuenta, ya que ven automáticamente el resultado de su voz.

Hemos transformado nuestra forma de comunicarnos, de escuchar música, de informarnos, y todo parece indicar que ha sido para bien. ¿No será una señal? ¿Por qué no transformamos nuestra forma de hacer política de la misma manera? ¿Por qué no podemos votar directamente desde nuestra casa con el famoso DNI electrónico que no sirve para apenas nada todavía para crear nuestras leyes y nuestros presupuestos?

¿Por qué no creamos un sistema similar a las webs de financiación en masa para determinar en qué se deben gastar los recursos? ¿Por qué no decidimos de forma democrática que dirección debe tomar una ley y cual no? ¿Por qué permitimos que personas de partidos no democráticos internamente y de listas cerradas creen nuestras leyes? ¿Por qué hemos de votar partidos con programas como menús cerrados? ¿No somos conscientes de a dónde nos lleva éste esquema? No tenemos que ir muy lejos a mirar hacia dónde nos dirigimos.

¿Por qué seguimos con los ojos cerrados? . No más ciudadanos pasivos.

Democracia Directa y participativa como respuesta a la falta de democracia, transparencia y vergüenza.

Recomendado: La salida, el sistema político y representativo

Anuncios

2 pensamientos en “La tercera España

  1. […] En éste blog he tratado el tema de la democracia directa como una salida, un avance del sistema actual vigente desde los tiempos de los campesinos analfabetos hacia un sistema acorde al mundo contemporáneo, y las consecuencias que el sistema actual, cerrado , poco transparente y poco participativo, ha desarrollado en nuestro país, convirtiendo a los ciudadanos en pasivos políticos. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: