El modelo de Estado del futuro

En este blog he tratado el tema de la democracia directa como una salida, un avance del sistema actual vigente desde los tiempos oscuros donde muy pocos podían acceder al conocimiento hacia un sistema acorde al mundo contemporáneo, y las consecuencias que el sistema actual, cerrado , poco transparente y poco participativo, ha desarrollado en nuestro país, convirtiendo a los ciudadanos en pasivos políticos.

Mírate, gracias a internet controlas la información que deseas consumir y los tiempos en los que deseas consumirla, puedes controlar qué música quieres escuchar donde sea, puedes formarte, puedes consumir el vídeo que desees cuando quieras, puedes hablar con amigos del otro lado del mundo cara a cara, y hasta controlar los elementos de tu hogar que desees. ¿No crees que podrías expresar también tu opinión, en lugar de un sobre con un papel en blanco para los próximos cuatro años?

Actualmente existe un país en Centroeuropa que tiene un sistema muy evolucionado de participación popular en las votaciones, Suiza. Allí, los ciudadanos participan directamente en las decisiones de su Gobierno, y no les firman un cheque en blanco para los próximos cuatro años como hacemos aquí.

¿Nunca te has planteado por qué tienes que aceptar medidas que no te gustan al votar a un partido político? Pues la realidad es mucho mas dura, ya que en la práctica, toman decisiones que no estaban siquiera en sus programas, o peor, los contradicen, dejando la representatividad de la política actual en franco entredicho.

¿No sería muchísimo mejor poder decidir que medidas te parecen correctas y cuáles no? ¿Por qué hemos de aceptar como medidas de Gobierno lo que decide una junta cerrada de un partido político? Recordemos que en España la democracia interna de los mismos es un mandato constitucional, pero es un apartado que los partidos deliberadamente han ignorado por completo.

Volviendo a Suiza, los ciudadanos de algunos cantones han desarrollado una evolución de su sistema para evolucionar de las urnas a internet, como Ginebra , entre otros, que ya posee un sistema de votación por internet , como podemos ver explicado en éste vídeo oficial , han implantado parcialmente una democracia electrónica.

¿No parece que les vaya mal del todo, no? Los ciudadanos pueden votar claramente lo que quieren, sin el intermediario mentiroso del programa electoral. ¿Creen que las medidas tomadas por los sucesivos Gobiernos españoles desde 2008 serían las mismas si tuviésemos éste sistema?

¿No?

Entonces el problema de la cercanía de los políticos a la ciudadanía no es simplemente resultado de sus inexplicables e incomprensibles (entre otros muchos ejemplos de cualquier otro signo, ésta es simplemente “la de hoy“) excentricidades propias de dirigentes de regímenes antigüos, si no que es algo mucho mas profundo, ya que a quienes se supone que representan nuestros representantes piensa otra cosa, puede ser una cosa blanca, negra, gris o morada, pero es otra cosa.

Una democracia electrónica plena se basaría en los principios del “Gobierno de código abierto“, que implica un alto grado de transparencia gubernamental  , y el sistema de decisión política sería un híbrido de la web Change.org  y la Wikipedia, ya que ante cualquier legislación que debiera variarse, los ciudadanos podrían presentar sus versiones y otros ciudadanos escoger la que mas les guste, como va a comenzar a realizarse en Finlandia

A nivel económico del sector público, podemos imaginar un sistema basado en las webs de financiación en masa , como Kickstarter.com , donde los proyectos a realizar se impulsarían y escogerían entre la comunidad. Estoy seguro de que en la mente de los 47 millones de habitantes de éste país existen proyectos mucho mas útiles, interesantes y productivos que nuestros mas famosos desfalcos.

Imaginemos que incluso el ciudadano pudiera administrar directamente parte de los impuestos que ha abonado (tras, y destinar ese dinero a los proyectos que desee. Esos proyectos podrían ser infraestructuras, servicios públicos o incluso llevar a cabo un ahorro colectivo para proyectar una inversión mas adelante, y el proyecto y la gestión de los equipamientos también pueden ser transparentes y democráticos.

Ésto introduce un incentivo real y tangible en los impuestos, y elimina el “incentivo” que existe a tratar de no pagarlos ya que no se tiene muy claro exactamente en que se traducen nuestros impuestos, y sobretodo previene ante el entorno que se anticipa si no se lleva a cabo ninguna acción, dónde literalmente pagaremos impuestos para pagar los intereses de una deuda privada que fue transformada en pública sin ningún servicio público.

La ordenación territorial actual por tanto, se antoja anacrónica. En un sistema así, la democracia puede llevarse a cabo incluso al nivel mas pequeño de organización de una población, como un barrio. En mi opinión, un sistema ideal sería que un porcentaje de renta se destinase a cada una de las entidades, del barrio al municipio, a la región, al conjunto del país e incluso a estructuras como la Unión Europea, los ciudadanos decidirían después los tipos de proyectos.

Lo más importante de éste modelo es que elimina la corrupción, ya que ya no sería posible obtener beneficios de corromper a una persona, ya que esa persona, ese representante, ya no existirá, ya que los actualmente “representados” tendremos nuestra propia voz, y virtualmente, las instituciones son incorruptibles, inviolables y transparentes. La labor de los lobbys se va a tener que transformar en simplemente, el intento de manipular a la opinión pública, pero de eso hablaremos en otra ocasión.

A nivel económico tiene grandes aplicaciones, ya que la transparencia en los proyectos públicos nos depararía grandes sorpresas ¿Alguna vez ha revisado lo que supuestamente cuesta al erario público llevar a cabo una obra aparentemente simple? , además de proporcionar una asignación mas eficiente de los recursos disponibles, y crear un marco institucional mucho mas sólido y favorable al emprendimiento.

Pero lo mas importante de un sistema así es que los ciudadanos serían conscientes de nuevo de que forman parte de una sociedad, que es algo que en muchas ocasiones parece que hemos olvidado

El tiempo de la ambigüedad toca a su fin, y es hora de que los ciudadanos tomen las riendas de éste mundo insolvente , los ratios de deuda sobre el PIB de los principales países desarrollados alcanzan cotas absurdas, y se pregunten qué, quiénes, y cómo han desarrollado y les han arrastrado a ésta situación.

En nuestro escenario particular del sur de Europa, cómo las estructuras institucionales desarrolladas tras la transición han resultado un completo descalabro económico y cómo todos y cada uno de los partidos políticos les han saqueado de diversas formas.

No hay que convencer a los políticos de que ésta situación es insostenible, ellos ya lo saben, ni a los banqueros, también lo saben, además de trabajar para salir de la crisis nos costará trabajar para establecer un nuevo modelo, la sociedad ya sabe que ellos lo saben, “solo” hace falta eliminar éstos intermediarios con incentivos perversos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: